Este 2 de agosto se celebra el día mundial del Vino Blanco, una exquisita bebida elaborada a base
de la fermentación de la pulpa no colorada de la uva. Esta festividad fue creada por el escritor
estadounidense y amante del vino, Jace Shoemaker-Galloway.

La primera referencia histórica que existe de este vino, nos lleva hasta Irán, en un largo viaje
cultural de 7500 años. Este licor, que se producía en el Oriente Medio, también se utilizaba en la
antigua Grecia.

El vino blanco es de color dorado y también se caracteriza por su aroma a uva y su delicioso sabor
ácido, que hace cosquillas en el paladar. Por su parte, existen distintos tipos de vinos blancos,
entre ellos: vinos jóvenes, vinos envejecidos en barrica, vinos fermentados en barrica, vinos
neutros y vinos aromáticos.

Como dato interesante, debes saber que el vino blanco es un excelente acompañante durante las
comidas, los aperitivos y los postres. De hecho, puedes combinar una copa con platos del mar,
como los pescados y los mariscos.

Y tú, ¿cómo celebrarás el día del vino blanco?

Por Elvianys Díaz