Sus manos se mueven con la astucia de un acróbata, dibuja figuras en el aire a la velocidad de un pestañeo, el espectáculo capta la atención de los asistentes: un nuevo cóctel ha sido servido. El flair es una modalidad de la coctelería donde el bartender realiza movimientos y piruetas con los vasos y botellas mientras prepara el cóctel, y es la especialidad de nuestro talento #CelivecaCocktailClub: Ibrahim Abraham Álvarez.

Abraham, quien actualmente ejerce como bartender en el hotel Marriot Maracay, en el estado Aragua, tiene casi dos años incursionando en el interesante mundo de la mixología. Llegó a este universo lleno de arte, creatividad y servicio por curiosidad: “Mi primera participación en un taller de coctelería fue en 2016, y resulto muy atractivo para mí. A partir de ahí  decidí adentrarme en el en la coctelería y ejercerla”, revela nuestro talento Celiveca. Recientemente Abraham participó en su primera competencia: Venezuela quiere Flair.

— ¿Qué opinas del mundo de la coctelería tanto en Venezuela como a nivel mundial?

—En Venezuela ha venido evolucionando significativamente con productos de calidad y nuevos talentos que han ido adquiriendo destrezas. En este sentido, los resultados han sido cocteles, destilados, licores y bartenders, que han obtenido reconocimientos a nivel internacional y nacional. A nivel mundial, por su parte, la coctelería siempre ha sido vista como una profesión de pasión y vocación, y desarrollado tendencias cada vez más novedosas.

— ¿Tienes un cóctel favorito o de tu autoría? ¿Por qué es tu favorito o cómo surgió su receta?

—El clásico Mojito cubano.

—Cuéntanos una anécdota que desees compartir y que te traiga gratos recuerdos.

—El 31 de diciembre de 2018 una pareja se me acerco a la barra y me pidieron un show de flair, cosa que no había hecho en mi lugar de trabajo.

— ¿Qué mensaje le enviarías a los bartenders venezolanos?

—Pasión y constancia.

 

 

 

Por Elvianys Díaz