Rapidez, eficacia, creatividad, son algunas de las características que debe tener un bartender. Más allá de servir los tragos o preparar nuevas combinaciones de cócteles, el hombre detrás la barra es un artista de la mixología, en cuyos hombros recae el compromiso de brindar una experiencia inolvidable y satisfactoria a los clientes. “Me convertí en bartender porque me gusta atender y servir a las personas, me agradó ser responsable del  disfrute y cuidado de estas. No es sólo el servir y mezclar, sino divertir y dar a conocer experiencias”, revela José Ricardo González, quien cuenta con más de una década de experiencia en la coctelería.

 

Nuestro primer talento en #CelivecaCocktailClub es José Ricardo, quién actualmente lidera el proyecto “Así es el Bar”, que consiste en combinar los esfuerzos de diferentes profesionales para lograr la rentabilidad y sostenibilidad de los bares en Latinoamérica, dio sus primeros pasos para convertirse en bartender al terminar el bachillerato. “Comencé a estudiar cocina —cuenta José— pero en aquel tiempo necesitaba dinero y comencé a trabajar en lo que muchos llamaban “tigres” o ” tiros”, como bartender, para una reconocida empresa de barras móviles”, revela.

 

 

Mientras estudiaba en la universidad continuó ejerciendo como bartender y para cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde: estaba enamorado de la coctelería. “Todavía estoy aquí, y aquí me quedo. Aunque siempre buscando evolución”, asevera José Ricardo sobre el mundo de la mixología.

 

— ¿Qué opinas de la coctelería en Venezuela?

—Es pregunta difícil —reflexiona José Ricardo—  está en evolución. Como en la mayoría de los casos llevamos más de una década de atraso en cuanto a la tendencia mundial, por muchas razones como: tecnología, crisis, herramientas, migración de especialistas y una mala percepción de la mayoría de inversionistas sobre la coctelería que, gracias a Dios, está cambiando hoy en día.

 

—Existe mucha creatividad y ganas de hacer las cosas bien, no cabe duda. Pero detrás de la barra —recomienda— hay que sumar humildad ya que, en ocasiones, olvidamos que como artista nos debemos a nuestro público y nos volvemos “divas”, hay que fomentar la unión del gremio.

 

Cuando habla de los cócteles de su autoría, José Ricardo es muy claro: “Se cumple la regla de que lo sencillo es mejor”, afirma con picardía. Es el creador de Cilaorange, un coctel para Relative vodka que mezcla zumos cítricos y semillas de cilantro. “Es mi favorito porque la mayoría de las personas lo disfrutan tanto que, después de probarlo, es lo que beben durante todo el encuentro”, cuenta.

 

— ¿Has participado en alguna competencia de coctelería?

—Sí, pero todavía no he logrado ganar alguna. He sido el dueño del tercer y cuarto lugar. Además he entrenado a dos ganadores: Manuel, el ganador del campeonato de coctelería del Congreso destilado 2018, y a David Vergara, el campeón del Word Class Panamá 2016.

 

— ¿Cuál es tu bebida favorita?

—Soy amante del Ron venezolano por sus complejas características aromáticas y versatilidad.

— ¿Qué le recomendarías a los bartenders venezolanos?

—Tenemos que ser unidos, ser buenos ayudantes de bar y agradar al servir a los demás. Seguir creciendo y querer a Venezuela, porque es hermosa y hay cosas tan deliciosas que hasta mi abuela y sus historias me ayuda a brindar una experiencia única. Dejemos las competencias para su momento oportuno: ¡trabajemos como equipo!

En Celiveca Cocktail Club, apostamos por el talento de los Bartenders y profesionales de la coctelería venezolana, por ello, apostamos por ser esa vitrina ideal para mostrar su talento al mundo. ¡Acompáñanos en este increíble viaje!

 

Por: Elvianys Díaz